(2001) "El secreto de Hitler, la doble vida del dictador" escrito por Lothar Machtan.


2014-10-31 21:58

"Mi lucha" libreto todavia medio prohibido en toda Alemania.

Libro recomendado por mi hermano Fernando y confirmado por Otto No Otro.


Eugen Dollmann
, antiguo nazi, ya en 1949, había escrito con el explícito título de Roma nazista, un libro y en esta obra se afirma ya en su primer capítulo la condición de homosexual de Hitler. Bueno pués yo no lo sabía! que ignorante soy, aunque este dato simple se nos había ocultado, este hecho tan trascendental hoy, en las escuelas no se citaba ni por asomo ni de él ni de nadie la condición sexual. Hasta que llegó a mis manos un ejemplar el que ahora os presento, gracias a la donación de la biblioteca de mi hermano Ferran J. Corbella Pérez que estudio Filosofia i Letras en la Universidad de Barcelona mientras trabajaba en La Caixa d Ingeniers Industrials de Cataluña y trabajo como periodista para La Vanguardia, Diari Avui, el desaparecido El Periodico y otras muchas revistas culturales como El Topo o Reseña de Madrid.
En esta más reciente creación de las creaciones se incluyen un sinfín de testimonios que corroboran aquella casi fantástica afirmación, siendo abundantes las cartas y conversaciones, las extorsiones, por ejemplo, las de un espía alemán, Kurt Lüdecke, en los Estados Unidos y chantajes, por un miembro de su partido, Ernst Hanfstaengl, fan y devoto seguidor hasta que dejó de serlo. Otras confesiones son las de quien fue un gran amigo íntimo, llamado Emil Maurice, siendo entremedio las famosas ejecuciones entre el 30 de junio y el 3 de julio del 1934, a priori contradictorias, según sus inicios militares pués a pesar del constante esfuerzo de Adolf Hitler por borrar huellas y pruebas, el Fürher resulta que se rodeó de camaradas muy afínes tanto en el terreno político y también en el terreno sexual. El asesinato de unos 150 "opositores al régimen" lo demuestra. Si eran !toda la cúpula o practicamente la mayoría de los dirigentes de la Gestapo, grupo que él mismo creó y a la cabeza de esos pobres infelices iba Erich Röhm, un homosexual declarado. El caso Röhm debió marchitar enormemente el nombre y la persona de Hitler pués sin Erich Röhm jamás el soldado que no quiso ascender, hubiera llegado, como todo el mundo ha dicho alguna vez, a donde llegó. Abogados del régimen nacionalsocialista, colaboradores del Tercer Reich y finalmente un hostelero que le había atendido en las habitaciones de su Hotel también fue asesiando, tal vez debía haber visto u oido demasiado, sino por qué también a éste hizo matar? La otra persona que le catapultó al éxito fue el escritor e ideólogo Dietrich Eckart, y el dictador sin ellos dos jamás hubiera llegado a donde llegó, esto me parece básico, ya que a uno de ellos asesinó y al otro perdono.

El perfil psicológico de este hombre mentiroso debe de ser ciertamente alucinante para los expertos psicólogos, y sin embargo tenía según la mayoría de quienes le conocieron aquella cierta cara de ángel encantador, a los ojos al menos de sus "allegados" que ciertamente fueron muy numerosos y de la multitud.



Otro dato es la falta de mujeres en su vida, se cita a la famosa directora de cine alemana, Leni Riefenstahl, ella le intentó besar pero sin éxito y eso que era muy atractiva. La segunda mujer en su vida fue una sobrina, Angelika Raubal, con quien tuvo una relación más estrecha que la puramente familiar y a quien Hitler más parecía sacar de paseo, para que con ella se le viera bien acompañado en los actos sociales, por cierto su sobrina se suicidó con veintipico de años sin saberse la razón. La tercera fue y al final de su vida a través del matrimonio convenido Eva Braun. Conveniencia pués Eva sabía del papel que debía jugar y conformarse. Ella era una aspirante a actriz sencilla y tierna, además muy parecida fisicamente a la sobrina de Hitler. Braun tuvo dos intentos de suicidio hasta el último junto a Adolf, y según todos quienes los rodearon no tenían vida conyugal. La curiosidad más divertida o simpática tal vez viene por parte de una secretaria, Magda Goebbels, quien se interesó demasiado por la persona de Adolfo Hitler y de quien se enamoró pero al no encontrar respuesta, digamos que él prefirió tenerla cerca y controlada y por eso hizo que se casara con otro, con Joseph Goebbels, a esto no caben comentarios. Solamente unos pocos, Himmler, Goebbels, Heydrich, Göring, se salvan esplicitamente del atributo gay.



Queda clarísimo desde el principio de la narración que Hitler, sin dinero ni estudios, era un pobre artista, un pintor sin futuro, que dejó su Austria natal por Alemania, por la capital cosmopolita que era entonces Munich, una ciudad excelente para el arte y la cultura, grande de verdad tanto como para pasar desapercibido pero al mismo tiempo poder integrarse en algún grupo determinado. Todavía viven quienes recuerdan haber visto a un joven escuálido y pobremente vestido, intentando vender sus cuadros, a cualquier precio. Si conseguía una conversación con algún que otro joven afín a sus gustos artísticos, intimaba rapidamente gracias a su característico don inagotable, el de la conversación, hasta desaparecer. Posteriormente hay el testimonio de alguno de aquellos jóvenes que terminó comiendo y durmiendo en su habitación. Existieron dos novios oficiales del Fürher de aquella época feliz para él, gloriosa de conquistas, de descubrimientos, incluso se habla de prostitución y de muchas aventuras amorosas, son un tal Kubizek, quien ha escrito un libro aprovechando esa relación.

..."Mi amistad con Hitler estuvo marcada desde un comienzo por el sello de lo extraorinario"....
Cabe imaginar que eran dos artistas que comenzaron unidos por el amor a la música de Wagner, y terminaron compatiendo más de lo normal según los comentarios de August Kubizek que por prudentes que quieran ser, al lector no le resultan tan extraños para no comprender. Vivieron juntos al final unos 4 meses en Viena y allí conoce Hitler a continuación al otro colega u compañero de penas y de alegrías, que fue Rudolf Häusler. Aquí se ofrece otro amplio e interensantísimo testimonio de confesiones alrededor de aquella alegre y super íntima relación con quien llegaría a ser el dictador más anti vicioso, al menos en apariencia pués eso es lo que hasta ahora nos habían hecho creer.



No se tratan aquí ni el golpe de Estado o putsch en 1923, ni el holocausto a los judios ni de sus mítines políticos, pero en su rápida ascención política queda constancia de que se rodeó de gente de su misma condición personal y política. Hombres en apariencia normales, como por ejemplo Julius Schaub, que fue su ayudante personal durante más tiempo, o Wilhelm Brückner, Julius Schreck, Rudolf Diels, fueron algunos de sus seguidores muy próximos, cercanos e íntimos, siempre según confesiones de sus círculos más privados. Podían estar casados y algunos lo estaban pero según sus propias esposas, más que el título de esposa, ellas no representaban nada más, pués no mantenían esos hombres vida conyugal. Otro allegado especial fue Albert Speer, el arquitecto nazi, fue como un amor platónico, según dice el propio interesado, no así la relación mucho más estrecha incluso se afirma sentimental con Rudolf Hess o con Von Schirach, y ámbos eran homosexuales. Estos dos no perdieron por algún motivo especial, sus puestos jerárquicos, cuando los asesinatos del 1943 antes citados.

Hay muchos otros interesantísimos datos más, también los del escritor Erich Ebermayer, que afirma la condición homosexual de Hitler en diversos escritos y un documento excepcional, aquí reproducido.
El Documento Mend, por ejemplo, describía la relación homosexual que Hitler mantuvo durante la primera guerra mundial con su compañero de armas Ernst Schmidt. Aún más reveladora fue la colección de declaraciones recogidas por la policía antivicio en las que multitud de jovencitos prostituidos dejaron constancia de cómo Hitler iba a buscarlos para invitarlos a comer, llevarlos a su casa y acostarse con ellos. Como indicaría en sus memorias P. M. Lampel, la homosexualidad de Hitler “para muchos de nosotros, antiguos Camaradas del Cuerpo de Voluntarios, no era desconocida”. Podría haberse añadido que era compartida por un número nada reducido de jerarcas nazis.

Y para terminar esta breve crónica del dictador más falso, manipulador y obsceno, pero un privilegiado por exelencia, porque disfrutó al máximo de su sexualidad pero a la vez castigó a los suyos y a su propia nación, mintiendo a todos los alemanes y abusando de su poder como un ladrón, manipuló a una nación que creyo ciegamente en su verdad.

Quiero citar a modo romántico ni que sea, alguno de los maravillosos lugares donde el Fürher realizaba sus escapadas, viajes privados constantes que le servian para desconectar de apretadisimas agendas y obligaciones, con quien unicamente le quitaba el sueño y fue según él mismo repetía sin cesar, ...
mi único y gran amor es Alemania!
En fín, en Obersalzberg y Weimar, tuvo el Fürher alguno de sus refugios preferidos.

Trackbacks

    Keine Trackbacks

Kommentare

Ansicht der Kommentare: (Linear | Verschachtelt)

    Noch keine Kommentare

Kommentar schreiben


Umschließende Sterne heben ein Wort hervor (*wort*), per _wort_ kann ein Wort unterstrichen werden.
Die angegebene E-Mail-Adresse wird nicht dargestellt, sondern nur für eventuelle Benachrichtigungen verwendet.
Um einen Kommentar hinterlassen zu können, erhalten Sie nach dem Kommentieren eine E-Mail mit Aktivierungslink an ihre angegebene Adresse.

Um maschinelle und automatische Übertragung von Spamkommentaren zu verhindern, bitte die Zeichenfolge im dargestellten Bild in der Eingabemaske eintragen. Nur wenn die Zeichenfolge richtig eingegeben wurde, kann der Kommentar angenommen werden. Bitte beachten Sie, dass Ihr Browser Cookies unterstützen muss, um dieses Verfahren anzuwenden.
CAPTCHA