(2006) "Salvador" dirigida por Manuel Huerga.


2006-12-23 16:07

ESTA PELICULA INSPIRO MUCHO MI QUEHACER A LA HORA DE ESCRIBIR DESDE 2006....

dedico a Ivan que como Daniel es medio aleman español, nacidos en Barcelona!
de mami catalana! papi aleman! con mucho caracter y criados en Alemania!!


El protagonista, (Daniel Bruhl) Daniel Brühl, nos da un recital de fabulosa interpretación y en su camino encontramos también a Tristán Ulloa, Leonardo Sbaraglia, Joel Joan, Leonor Watling, Ingrid Rubio, Celso Bugallo, Mercedes Sampietro, Beatriz Segura, Carlota Olcina, Olalla Escribano, Andrea Ros, Aida Folch, Biel Durán, Joaquín Climent, Antonio Dechent, y Carlos Fuentes......
La película más fuerte y emotiva que se habia visto en mucho tiempo, a parte del cine puro de terror claro, aunque en este film el terror subterráneo, subcutáneo o psicológico está a flor de piel.
Basada en hechos reales.

El protagonista real era Salvador Puig Antich un joven de unos 20 anos, que se ve envuelto por motivos políticos, es decir no puramente económicos, aunque también, para poder pagar panfletos y esas cosas, en un simple atraco, aunque va armado. A las puertas del banco, Salvador Puig Antich tras haber sido solamente el chófer de la banda, va a participar esta vez pero el el momento justo antes de entrar, unos polis vestidos de calle, lo atrapan a él concretamente y en el vestíbulo de una finca cercana, le dan una paliza de muerte. En aquel instante de lucha y defensa Salvador Puig Antich, el chico saca su pistola nueva y arremete contra uno de los 2 policias, dando muerte a uno de ellos al cabo de unas horas en un hospital. Parece ser que la muerte de un policia o de todos vaya, sirvió al regimen político fascista para convertir a Salvador en un mártir, ejemplo de justicia notable y por ello siendo inmediatamente condenado a muerte. No hubo juicio, y aunque vivió una agonia de pocos dias afortunadamente, según se muestra en la película, su muerte fue dulce, por duro que resulte escribirlo así. Debido a su rebeldía, una injusticia, prematura pero rápida, el chico murió ahogado en una escena tan lenta que da pánico por el barrote vil cual cuna mece al artilugio que antes se utilizaba como arma mortal en nuestro país.

Nadie se puede imaginar lo siguiente. Que con tus ojos de veinteañero bien abiertos, lucidos por la lectura, la buena educación, el amor absoluto de toda una familia y evidentemente con la fuerza de la sinceridad, un hombre que disparó para defenderse del ataque de 2 matones, pués por tan poco que sea condenado a morir por un grupo de tarados, por un gobierno totalitario que ya antes de la ejecución de Salvador Puig Antich habia matado por ejemplo a numerosos inocentes manifestantes, durante un momento dado de nuestra historia, durante los malditos anos en los que reinó el asesino y senor Francisco Franco.
Es una película corta para mi, de filmación tan rápida que a veces no engancha, y es por el vértigo. La cámara del director se mueve tal cual y ágil como la sal del mar, corriendo dentro y fuera de los personajes y evidentemente dentro de la propia acción. Es un movimiento muy rápido.
La lentitud de la segunda parte, contrasta con la velocidad de los atracos, con el ir y venir de la ciudadanía, las lágrimas sollozantes de la familia, sus 3 hermanas y un padre abatido por la guerra y por el propio inquieto cuerpo de la policia que unicamente se vuelve humano gracias al personaje último, el centinela de Salvador durante sus póstumos dias en la prisión y justo hasta el momento de la brutal ejecución.

El conjunto fue rodado como a cámara lenta para provocar un fin que en realidad o en el fondo no ha terminado .....
Lo que digo siempre, mientra haya un Busch habrá un Bin Laden, y la historia sangrienta de la humanidad continuará.

Era un 2 de marzo de 1974 cuando Franco no hacia más que 1 hora, dijo, "que me dejen descansar" y Franco no desautorizó la condena de muerte de un presunto inocente según su abogado y miles de ciudadanos del mundo.


Jóvenes llamados anarquistas, formaban parte del Movimiento Ibérico de Liberación y él se manifestaba en calles y plazas, como en la auténticas avenidas de Barcelona para quejarse y denunciar al dictador más cruel que hubo en España por excelencia.
Salvador Puig Antich, se convirtió en el último prisionero político en Espana que murio aplastado por el garrote vil.

Esta historia narra su desespereado intento de vivir y sobre una familia desesperada, sus amigos y del abogado que intentó luchando contra viento y marea, desesperadamente pero sin éxito, salvar a Salvador su breve pero intensa vida.


El joven actor de origen alemán Daniel Brühl hace una interpretación realmente difícil de superar por su realismo y sensibilidad, personalmente insuperable.

Trackbacks

    Keine Trackbacks

Kommentare

Ansicht der Kommentare: (Linear | Verschachtelt)

    Noch keine Kommentare

Kommentar schreiben


Umschließende Sterne heben ein Wort hervor (*wort*), per _wort_ kann ein Wort unterstrichen werden.
Die angegebene E-Mail-Adresse wird nicht dargestellt, sondern nur für eventuelle Benachrichtigungen verwendet.
Um einen Kommentar hinterlassen zu können, erhalten Sie nach dem Kommentieren eine E-Mail mit Aktivierungslink an ihre angegebene Adresse.

Um maschinelle und automatische Übertragung von Spamkommentaren zu verhindern, bitte die Zeichenfolge im dargestellten Bild in der Eingabemaske eintragen. Nur wenn die Zeichenfolge richtig eingegeben wurde, kann der Kommentar angenommen werden. Bitte beachten Sie, dass Ihr Browser Cookies unterstützen muss, um dieses Verfahren anzuwenden.
CAPTCHA